El teletrabajo en Chile: ¿Se acabó la moda?

Tras la pandemia, el teletrabajo ha experimentado un drástico descenso en Chile, pasando del 20% en 2020 a solo un 4% en 2023. Las razones de esta caída son diversas e incluyen:

  • Falta de disciplina por parte de algunos empleados: Algunos trabajadores aprovecharon la flexibilidad del teletrabajo para realizar actividades no laborales durante las horas de trabajo.
  • Importancia de las conexiones interpersonales: El trabajo presencial facilita la interacción entre compañeros, lo que es fundamental para la creatividad, la resolución de problemas y la construcción de relaciones de equipo.
  • Necesidad de supervisión y control: Algunos empleadores prefieren la presencialidad para tener un mayor control sobre el trabajo de sus empleados.
  • Mejor equilibrio entre vida laboral y personal: El teletrabajo puede dificultar la desconexión del trabajo, lo que puede generar estrés y burnout.

¿Cuál es el modelo más productivo?

La respuesta no es sencilla y depende del tipo de trabajo y de las características de la empresa. Algunos trabajos requieren una mayor interacción presencial, mientras que otros pueden realizarse de manera más eficiente de forma remota. La mayoría de los expertos coinciden en que un modelo híbrido, que combine el trabajo presencial y remoto, es la mejor opción para la mayoría de las empresas.

¿Qué depara el futuro?

Es probable que el modelo híbrido se convierta en la norma en el mercado laboral chileno. Las empresas que quieran atraer y retener talento deberán ofrecer opciones de trabajo flexibles que permitan a los empleados conciliar su vida laboral y personal.