La compañía ligada a la Universidad Católica y a la estadounidense Christus Health se reunió con la Superintendencia de Salud y registró la sociedad que podría administrar la isapre.

El 28 de noviembre pasado, tres ejecutivos de UC Christus acudieron a la Superintendencia de Salud para reunirse con Osvaldo Varas, intendente de Fondos y Seguros Previsionales de Salud.

Participaron de la reunión la gerenta legal, Gabriela Novoa; la subgerenta de ese departamento, Kreuza Alarcón, y el gerente comercial, Alejandro Corvalán. El motivo de la reunión quedó acotadamente plasmado en la plataforma de la Ley de lobby: “Antecedentes que se solicitan para isapre”.

La audiencia, eso sí, no fue una conversación aislada, sino que es parte de una estrategia de la red de salud ligada a la Pontificia Universidad Católica y a la firma estadounidense Christus Health, que podría concluir en una nueva isapre perteneciente al grupo.

“Efectivamente nos reunimos con la Superintendencia de Salud para consultar respecto al proceso de creación de una isapre”, dijo UC-Christus.

De hecho, el 8 de agosto de 2023, la universidad, junto a Christus Chile SpA -filial local de la norteamericana-, constituyeron una sociedad denominada Empresas UC Christus, que tiene por objeto “participar en compañías de seguros, instituciones de salud previsional (isapres) y empresas o entidades con o sin fines de lucro con objetivos similares o conducentes a ello en forma directa o indirecta y cualquier otra actividad relacionada que sea acordada por el directorio”.

La sociedad se constituyó con un capital de $4.462 millones, dividido en 100 mil acciones nominativas.

Consultada para este artículo, UC Christus confirmó: “Efectivamente nos reunimos con la Superintendencia de Salud para consultar respecto al proceso de creación de una isapre”.

Aclararon, eso sí, que no es algo definitivo: “Nuestra aproximación al tema es completamente inicial respecto a requerimientos que tendríamos en la eventualidad de decidir evaluar la creación de una isapre”.

Una aseguradora de Vida y Salud

Pero no es el único plan que tiene en mente la compañía -que hoy concentra gran parte de sus operaciones en una red de clínicas y centros médicos- para abrirse a otras líneas de negocios. Además de la Superintendencia de Salud, los ejecutivos también han tenido reuniones con la Comisión para el Mercado Financiero (CMF).

“Respecto a seguros, presentamos a fines del año pasado a la CMF nuestros antecedentes para la solicitud de creación de una aseguradora de Vida y Salud”, dicen desde UC Christus.

Cabe señalar que la compañía ya ofrece planes de salud complementarios, por lo que esta no es su primera aproximación a la industria. “Es importante señalar que este proceso se enmarca en nuestro compromiso por entregar acceso a más chilenos a una atención médica integral y a más pacientes con la confianza que brinda la Medicina UC, poniendo a su disposición una completa e innovadora cobertura en salud”, dijo a DF el grupo médico.

La compañía

La Red de Salud UC Christus se formó en 2013, cuando la universidad se asoció con Christus Health que, de acuerdo a su sitio web, es una de las diez instituciones de salud más grandes de EEUU y pertenece a la Orden de las Hermanas de la Caridad del Verbo Encarnado.

En 2022, ambas partes suscribieron un acuerdo para sellar los cambios en la estructura societaria y, según publicó este medio en esa fecha, “avanzar en el desarrollo y la reorganización de las operaciones”.

De acuerdo al Registro de Comercio, Empresas UC Christus, la sociedad que crearon y que podría administrar la isapre y la aseguradora, será dirigida por un directorio de ocho personas, que pueden ser o no accionistas.

Asimismo, el 16 de octubre, se designó como gerente general a Cristián de la Fuente Díaz, quien ocupa ese mismo cargo en UC Christus y que además participa en el directorio de la asociación gremial Clínicas de Chile.

Las nuevas isapres

Con todo, esta no es la única empresa que explora la posibilidad de lanzar una nueva isapre. A fines del año pasado, en entrevista con El Mercurio, el gerente general del grupo Andes Salud, Gonzalo Grebe, reveló que planean entrar a este mercado, con una aseguradora enfocada en familias de clase media y pacientes Fonasa (ver recuadro).

A eso se suma que, en 2022, la Corporación Chilena Alemana de Beneficencia, dueña de la Clínica Alemana, concretó la creación de Isapre Esencial.

Todo esto ocurre en paralelo a la crisis de las isapres ya consolidadas, que desde la pandemia se encuentran en una situación financiera crítica y han sido golpeadas por una triada de fallos judiciales que, han alertado a la industria, pudiendo incluso llevarlas a la insolvencia.

El Congreso tramita una ley corta que busca resolver la crisis del sistema, proceso en el que el Gobierno se ha comprometido a introducir reformas profundas, tales como la eliminación de las preexistencias y las discriminaciones por edad y sexo.

“El sistema como lo conocemos hoy día no resiste mucho más”, decía en agosto Claudia Paredes, gerenta general de Isapre Esencial, en entrevista con DFMAS.

Andes Salud mantiene planes de crear aseguradora con foco en clase media

El gerente de Desarrollo Corporativo de Andes Salud, Álvaro García, aseguró que la compañía “mantiene su intención de lanzar una nueva isapre con foco en familias de clase media, de regiones y afiliados a Fonasa”.
Por ahora, no cuentan con plazos o fechas establecidas. “Necesitamos contar con reglas claras y certezas jurídicas que permitan darle viabilidad al proyecto. Si no están dadas las condiciones, obviamente que este proyecto lo tendremos que postergar, pero somos optimistas de que se generará una solución para poder ponerlo en marcha”, explica el ejecutivo.
Andes Salud es un grupo de salud ligado a inversionistas de la Región del Biobío, entre los que destaca Nicolás Imschenetzky, y que cuenta con una red de clínicas regionales a lo largo del país.
García dice que llevan más de siete meses trabajando en el proyecto de la nueva isapre, que contará con una inversión inicial de $ 6 mil millones, con una ambición de llegar a 460 mil afiliados en los próximos 10 a 15 años.
¿Por qué en medio de la crisis? El gerente argumenta que “el gasto de bolsillo de los pacientes Fonasa es muy superior al que tiene un paciente de isapre, y su esfuerzo económico para acceder a una clínica privada es muy alto. Creemos que hay una oportunidad para ofrecer un acceso a salud de calidad a precios competitivos”.
Agrega que “queremos ser una real alternativa para los pacientes Fonasa para que tengan mayor acceso a los prestadores privados. Hoy, los afiliados a Fonasa tienen grandes dificultades por el escaso financiamiento que se les otorga para poder atenderse en clínicas y poder resolver sus problemas de salud. Creemos que con el mismo 7% de cotización legal en salud de Fonasa, podemos entregar mayor acceso y salud de calidad en nuestras clínicas”.
Eso sí, reitera que la posición de la empresa es que el sistema debe seguir teniendo un financiamiento público y privado, “y certezas jurídicas junto a reglas claras que hagan viable en el futuro la entrada de nuevos actores”.